Aprendizaje continuo para salir adelante

Curso en línea

El Covid-19 está dejando un impacto inédito; con alto nivel de daño global en: vidas; indicadores económicos y desintegración social, nunca antes vistos; además, mostró nuestras vulnerabilidades, en términos de: infraestructura; valores; uso de tecnologías; formas de convivencia y de trabajo.

Urgen acciones para entender y enfrentar la nueva realidad; para construir nuevos modelos de negocio; crear sistemas de información exacta y amigable; transformar empresas y la organización del trabajo; generar capacidades para utilizar la tecnología digital, en la anticipación y solución de problemas…sobre todo, es clave adaptar las regulaciones institucionales, a las nuevas necesidades de: empresas, sectores estratégicos, modelos de negocio y al cambio tecnológico.

Hoy más que nunca tenemos que: desaprender, aprender a aprender y reaprender. Sobre todo, debemos aprender a descifrar el nuevo lenguaje de la sociedad y traducirlo en acciones inmediatas en nuestros diferentes espacios de operación. El cambio no se detendrá – por el contrario – aumentará su velocidad y complejidad, lo cual nos lleva a realizar que: academia, instituciones de apoyo, gremiales y sindicatos tendrán que cambiar sus roles y sus modelos de organización, pues caerán en obsolescencia.

La responsabilidad sobre el acceso al conocimiento ya no debe recaer sobre la enseñanza, la prueba de ello es la cantidad ilimitada de fuentes de conocimiento a nuestro alcance. La responsabilidad recae sobre cada individuo, sobre su interés y su esfuerzo por aprender nuevos conocimientos. Nunca antes en la historia de la humanidad el conocimiento había estado disponible tan fácilmente ¿por qué es un desafío aprender hoy en día? Porque primero es necesario aprender a aprender. La cantidad de cursos seguidos, las horas pasadas y las evaluaciones superadas no son sinónimo de aprendizaje. El aprendizaje se mide con el cambio de comportamiento gracias a los conocimientos adquiridos, es decir seguir hasta el último paso el proceso de aprendizaje.

En los últimos tres siglos, el cambio de paradigma tecnológico se daba cada cien años, hoy se ha dado a los 50 años; una señal que la velocidad del cambio se ha duplicado y sus efectos en todas las áreas de actividad humana crecen, a niveles exponenciales. Es por ello que el aprendizaje continuo ya no es una opción es vital.

Es vital el tomar las riendas de nuestro aprendizaje.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email