De Administradores a Gerentes Públicos ¿una utopía?

De Administradores a Gerentes Públicos ¿una utopía?


A nadie escapa que Latinoamérica es víctima de corrupción generalizada y que la impunidad ha sido su alimentador principal; ante ello, los cooperantes y movimientos de la sociedad civil han sonado alarmas y escándalos sobre funcionarios corruptos de alto nivel, han proliferado en la región. Muchas cabezas están rodando, pero esto es solo la punta del iceberg, la corrupción es sistémica- “En barca abierta, el justo peca” dice un viejo adagio- y nos convierte a todos en Prosumidores. Cuando: te pasas un alto; te parqueas en sitio para minusválidos; pagas mordida para evadir sanciones o impuestos; compras cosas robadas; crackeas un software; usas recursos de la empresa en tu beneficio; subes precios de tus productos, por la escasez…te conviertes en proveedor y a la vez consumidor de corrupción.

“El hombre es bueno por naturaleza, pero vigilado es mejor” Juan Domingo Perón

Como decía un amigo: “los círculos de corrupción no son buenos, ni malos; depende si estas dentro o fuera” .Reflejando con ello, la cultura del vivo y el tonto que es parte de nuestra idiosincrasia y, solo cambiando el sistema que la alimenta, podremos: combatir la corrupción; mejorar nuestra calidad de vida y generar oportunidades iguales para todos. De lo contrario, siempre seremos víctimas de nuevos políticos que llegarán ofreciendo ser distintos y más luego que tarde, se comportarán igual; aumentando con ello nuestra frustración. ¿Por qué será? las personas se comportan de acuerdo al sistema en que operan; si no cambias el sistema, cualquiera que llegue se comportara igual al poco tiempo.

El Dr. Ichak Adizes decía: “lo que tienes es el resultado de lo que eres, mientras que lo que eres, no es el resultado de lo que tienes”

Hace pocos días fui invitado por Marco Tulio Cajas- Gerente del Instituto Nacional de Administración Publica de Guatemala- a dictar unas conferencias dentro de la interesante jornada: “De Administradores a Gerentes Públicos” actividad que, integrada a una estrategia de transformación del estado, pretende dar nuevas herramientas de gestión al funcionario público de ese país, para adaptarles a las nuevas exigencias de la sociedad guatemalteca. Analizamos el nuevo rol del Estado y sus instituciones, ante el cambio disruptivo que viven las sociedades, reflejado en: Procesos de democratización: mayor participación de la sociedad civil en la conducción del país; más transparencia y acceso a información; usuarios más exigentes y con más espacios de denuncia; independencia de poderes…etc. Estos nuevos fenómenos exigen, que los funcionarios modifiquen sus formas de gestión.

Max Weber creó a finales del siglo XIX un modelo de gestión pública- que por desgracia- aún orienta nuestras instituciones y sustenta los paradigmas de gestión vigentes en nuestras burocracias; modelo excelente en su momento, pero que actualmente exige adaptaciones, tal como él mismo predijo: “la burocracia puede anquilosarse, dado que quienes tienen poder buscan preservarlo; y/o a carecer de flexibilidad, por ejemplo, cuando confronta casos individuales o especiales”.

En el tiempo, los principios weberianos han producido: apego excesivo a normas y reglamentos; culto a la jerarquía; formalismo y papeleo innecesario; despersonalización de relaciones con usuarios…etc. Y han generado: inefectividad e ineficiencia de instituciones; desprestigio al funcionario; abandono al usuario y un ambiente adecuado para la corrupción. Es por ello que cada día, surgen movimientos para: transformar las burocracias y ponerlas al servicio del ciudadano; descentralizar la gestión; articular instituciones y sectores; innovar y promover la ética pública; generar transparencia, mediante la rendición de cuentas y, esfuerzos para mejorar su gobernanza.

De Administradores a Gerentes Públicos ¿una utopía? ¿Cómo hacerlo? ¿Trasplantando herramientas de gestión del sector privado? Es una buena opción, siempre que sean adaptadas a la cosa pública. Estas herramientas persiguen volver efectivas y eficientes las organizaciones y su éxito no depende de la naturaleza de la institución, sino de la sistematización de las operaciones y de la capacidad de sus líderes. Igual requiere ser efectivo y eficiente un Ingenio azucarero en Cuba, que en Guatemala. ¿Qué les diferencia? El uso que se asigna al valor agregado que generan; uno lo reparte entre los socios y en Cuba lo canalizan al estado. Otra gran diferencia está en la mentalidad de un burócrata de oficio y un gerente enfocado a utilidades. Las mentalidades se imponen en la gestión, no hay duda.

Gestionar la cosa pública es muy difícil; la gente cree que todo es gratis y el funcionario cree que todo es suyo y puede hacer lo que quiera; especialmente mejorar su patrimonio personal. Despersonalizar la gestión y sistematizarla, debe ser la consigna.

“Si cambias el ambiente interno, la estrategia y la dirección correcta emergerán fácilmente. Sin eso, aun la mejor estrategia tendrá gran dificultad para ser implementada” Dr. Ichak Adizes.



Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email