Gestión del Ecosistema de la empresa.

Gestión del Ecosistema de la empresa.


Cada día, las quejas sobre bajas capacidades de los jóvenes que llegan a la empresa, aumentan exponencialmente y la rotación en sus puestos, crece de igual forma. ¿Qué sucede? Aunque existen múltiples causas, una importante es que la empresa confía en que con una breve charla de inducción, el joven se despoje de sus aspiraciones y se acomode a sus nuevas tareas y a su nuevo hábitat. El joven por su parte, espera que le reciban como la estrella de cine o una nueva joya que recién contrataron, para resolver los problemas de la empresa y espera otras condiciones. En tal conflicto ¿Quién gana? Solo la competencia.

Es usual oír entre los viejos empleados, frases como: “No han aprendido a gatear y ya quieren volar” “Cuando vos vas yo ya vengo bicho” “No es lo mismo verla venir que platicar con ella, ya verás”; mientras entre jóvenes, las quejas comunes son: “No entienden que a la fuerza, ni los zapatos entran” “Este viejo esta en todo menos en misa, es un dolor de nuca” “Más vale que digan aquí corrió, que aquí quedó”…como que el paradigma del aprendiz- que no sabe nada- prevalece entre los viejos y entre los jóvenes, el de que ellos nacieron con la tecnología y que el viejo no lo entiende. “Las canas son dignas de respeto y los pantalones cortos, dignos de más amor”

Llegó el momento de ver la empresa como un Eco sistema, donde seres vivos y diferentes, tienen que relacionarse, con otros seres distintos; cohabitando en un espacio físico, donde desempeñan sus funciones en beneficio del sistema y a la vez, satisfacen con éxito sus necesidades propias y las de su especie. Por ello, deben tomar conciencia que la interdependencia es clave; todos necesitamos de todos y tal necesidad aumenta, en la medida que las diferencias interpersonales aumentan. Sabemos que toda diferencia genera conflicto, el cual es destructivo en su forma natural; pero que si es bien manejado, se vuelve constructivo y genera energía extra; de ahí que aprender a volverlo constructivo es vital. Su base está en el nivel de confianza y respeto que alcancemos generar como grupo.

Un ejemplo. La lucha entre la jerarquía y la libertad de acción; es un conflicto inherente a la brecha generacional; aunque tal situación la hemos vivido todas las generaciones, hoy se agudiza por el cambio disruptivo que se ha dado en las condiciones de desarrollo de las últimas generaciones y su acceso a las tecnologías. Otro elemento es, que mientras la autoridad se concentra en la cúspide de la pirámide- en manos de Baby boomers y Generación X — el dominio de la información y soluciones digitales, se encuentra en la base, compuesta de Millenials y Centenials. Es por ello que el conflicto entre la autoridad y el poder de la gente es normal y debemos aprender a manejarlo. No es cosa de actitud o voluntad, la empresa debe estructurarse de tal manera, que cada especie se sienta cómoda y aporte lo mejor de sí.

Una guía de ayuda es considerar, que para operar, toda organización necesita de: Clientes; productos-servicios; gente y dinero. Por lo tanto, la gestión adecuada de estos elementos, condiciona el éxito o el fracaso de la organización y siendo el elemento humano el dinamizador del sistema, este se vuelve clave en la gestión del resto de factores y a la vez, en el más complejo; por sus diferencias con los demás factores y por sus características propias. Cada cabeza es un mundo, decía mi abuelita y tenía mucha razón. Sinembargo, la ciencia recién comienza a incursionar en ese mundo y va de sorpresa en sorpresa, pero aún no termina; por ello, es más fácil preparar a la empresa, creando condiciones para que las personas den lo mejor de sí, en su beneficio y a la vez, satisfagan sus aspiraciones y necesidades individuales.

¿Cómo hacerlo? Entendiendo la empresa como un ecosistema y adaptándola a la creación de espacios donde las diferentes especies se sientan cómodas; no esperando que la gente se acomode sola. En ello: la misión y valores; la estructura de: responsabilidades, autoridad y recompensas; el proceso gerencial de toma de decisiones y la reeducación de la gente, son herramientas críticas para lograrlo. En vez de golpear a la gente, mejor ayúdales a organizar su trabajodijo Peter Drucker .



Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email