Toma de decisiones en la vida.


“La vida es dura, nos hace tomar las decisiones más trascendentes, cuando menos preparados estamos para tomarlas”. Sabias palabras de un filósofo que conocí en San Miguel a mis trece años, cuando le pedí consejo sobre mi carrera futura. Él era un borrachito que dilapidó su fortuna disfrutando las mieles de su juventud; fue educado en Europa y desarrolló habilidades de pintor envidiables, pero que terminó usando para pintar los rótulos de la ciudad y así alimentar su vicio. Chele Pintura le apodaban, pero destilaba sabiduría. Lo recordé cuando aprendí que: La sabiduría se pierde con el conocimiento y el conocimiento se pierde con la información. La gente de a pie, tiene la sabiduría que tanto necesitamos los letrados, pero no les escuchamos. Hoy me pregunto ¿las palabras del Chele Pintura solo encajan en la infancia y la juventud? Definitivamente no. ¿Por qué? El Cambio acelerado que vive la humanidad desde los años ochenta, nos vuelve ignorantes potenciales a todos. A diario nos modifica los problemas y las oportunidades, mientras no todos desarrollamos nuevas capacidades y a la misma velocidad, para enfrentarlos oportunamente.

Hace unos días, me platicaba un amigo sobre la crítica situación de un empresario amigo suyo; el pasa de los ochenta años y sigue al frente de la empresa familiar, la cual fue exitosa en su momento, pero hoy está al borde del cierre. Me invitó a conversar con él y evaluar la posibilidad de ayudarle, lógicamente acepte y durante la conversación descubrí que el Chele Pintura no vivió el Cambio que este empresario está viviendo a sus ochenta años y que cuando Toeffler dijo: “Analfabeta no es quien no sabe leer y escribir, sino quien no aprende a desaprender y reaprender” estaba complementándolo. Pero igual sucede cuando un Millennials domina algunos softwares y apps, que a los seis meses caen en obsolescencia y ellos no se actualizan, igual ingresan al club de analfabetas. Con estas reflexiones hoy cambiaría la frase del Chele Pintura por: “Cuando menos preparado estés para tomar decisiones e implementarlas oportunamente, más dura será tu vida”. Nunca nos sintamos culpables del éxito o del fracaso; no existen malos empresarios, solo empresarios desactualizados, tomando malas decisiones.



Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email