Urgente vrs importante: la gran disputa antes, durante y pos Covid

Un gran amigo solía contarme que: un día llegó de visita su tío Rogelio, quien era correligionario opositor al gobierno; pero esta vez llego con chaleco del partido en el poder y su madre — también opositora- muy indignada le increpo de sinvergüenza, vendido…etc. Con mucha humildad, Rogelio justificó: “es que me aburrí de comer mi%$%ª y salteada hermana, así es que me cambié”. Aunque en política hoy este caso es común, antes era un pecado; dolorosa realidad en un sector donde valores y principios deberían primar; aunque igual pasa en una sociedad, al carecer de valores se privilegia el dinero, aun ante la vida misma y las nuevas generaciones nos lo comprueban a diario. ¡Fallamos en lo importante!

Cambio o estabilidad es hoy la disyuntiva; ¿me transformo? o ¿sigo haciendo lo mismo y más rápido? Ayudada por la incertidumbre del futuro cercano, la sobre vivencia en el presente se impone y, es lo que estamos viendo: Correr tras un cliente que ya no existe, con el producto que ya no necesita. Es la moda.

Aunque durante la pandemia el empresario común derribó paradigmas y enfermó de fiebre del Zoom y el WhatsApp, aún estamos lejos de la alfabetización digital que necesitamos, para entender que digitalizar no supone solo integrar más tecnología a la empresa, sino la que necesitas según la nueva estrategia. ¿Qué modelo de negocio adoptará; dará nuevo rol y espacio al trabajador; adoptará el tele trabajo y nuevas formas de operación; hará cambios en la estructura organizativa; políticas y normas…? Y en el proceso, determinar necesidades de apoyo digital. ¡Es lo URGENTE e IMPORTANTE!

Es cierto que el futuro es difícil de anticipar, pero un esfuerzo por imaginarlo rinde frutos ¿Cuándo decidiste lo que haces hoy? Ayer ¿Cuándo decidirás que harás mañana? Hoy. Además, se avecina una época de cambios radicales y solucionatica tecnológica, en donde la flexibilidad y el control lucharan por imponerse y solo la buena gestión podrá equilibrarlos. Es clave realizar que la empresa ya no es solo lo que sus balances indican, también las capacidades que desarrolla para su sostenibilidad en un futuro incierto y, ello obliga a desarrollar competencias que no tenemos; aprender conocimiento que quizás aún no existen y a vigilar el entorno permanentemente.

Si al análisis agregamos temas nuevos como: conciliación familiar y laboral; negociación, no imposición; generación de ideas y cocreación; generación de valor y eficiencia; gestión de proyectos…vemos que el ser humano adquiere gran valor para la transformación y su buena gestión se vuelve clave. Incluirlo como eje central en la estrategia de la empresa es el inicio; su contribución ser medible y su capacitación permanente; su motivación, opinión, necesidades, y aspiraciones deben ser una prioridad…Sin duda, lo que hacíamos en el pasado, hoy se ha vuelto irrelevante. ¡La burocracia en RRHH debe morir!

Por último, debemos aceptar que el nuevo líder estará siempre en construcción, pues deberá: mantenerse muy cerca de sus equipos, clientes y stakeholders; conectar y crear sinergias entre la gente; vigilar y anticipar el cambio en el entorno; gestionar la información y generar confianza en la incertidumbre…un nuevo perfil de líder surge y debe tener capacidades para: gestionar activos intangibles equipos de alto rendimiento; enfocarse al corto plazo, con propósitos a largo plazo, entender las tecnologías y mantenerse en evolución constante. ¡Que maneje lo urgente y lo importante a la vez!

“Buen líder ya no es quien tiene todas las respuestas, sino quien hace las preguntas adecuadas”

WRITTEN BY

Salvador Rodriguez González Consultor en transformación organizacional; amo la justicia. Creyente que: tener un conocimiento y no compartirlo, es un tributo a la mezquindad y la injusticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email